BREAKING NEWS

Linux Mint 19 “Tara”: a prueba de desastres

Basada en la ultima LTS de Ubuntu (18.04) y kernel 4.15, Linux Mint 19 ofrece soporte hasta el año 2023. Cinco añitos en los que poder disfrutar de lo mejor de cada escritorio, su habitual facilidad de uso, artwork de la casa (Mint-Y) y algunos inventos interesantes.

Entre ellos destaca Timeshift, una herramienta capaz recuperar el sistema a un punto previo del mismo en caso de que algo haya salido mal, por ejemplo una actualización. Por lo que he podido ver funciona de manera similar a las Snapshots que introdujo openSUSE hace unos años, acompañando al sistema de archivo btrfs.

En el caso de Mint no depende tanto del tipo de sistema de archivo (aunque btrfs es recomendado), ya que hace uso de herramientas como rsync + hardlinks para obtener copias de seguridad incrementales del sistema, que podemos personalizar en cuanto a frecuencia, directorios, tipo de datos incluidos y localización.

Además se le da un repaso al gestor de actualizaciones. En su momento critique el que se moviera en base a niveles. Una especie de Nostradamus que predecía que aplicación ofrecía más riesgo de romper el sistema y en función de eso permitía al usuario adoptar una política –en teoría– más o menos conservadora. La llegada de Timeshift era una buena excusa para acabar con el invento y ahora el Update Manager dispara a discreción, sugiere aplicar todas las actualizaciones posibles de forma automática y no se deja nada en el cargador.

Linux Mint 19 también tiene su Centro de Software, ahora remodelado, mejorando el soporte a nivel caché tanto de apt como Flatpak en el Software Manager. Mejoras en las XApps (en especial el editor de texto Xed y el lector de documentos Xreader) y una nueva pantalla de bienvenida son otros detalles a mencionar.

Si nos fijamos en las aplicaciones predeterminadas nos encontramos al navegador web Firefox 60, la suite ofimática LibreOffice 6.0 y el editor de imágenes GIMP 2.8.22.

Tres sabores a elegir

De una manera más específica podemos destacar estas novedades en función de cada escritorio:

 
  • Linux Mint 19 Mate. El soporte de las pantallas de alta densidad de píxeles (HiDPi) ha mejorado con la llegada de MATE 1.20. El gestor de ventanas Marco lo hace mejor en el tema del tiling y el soporte de la aceleración por hardware del sistema gráfico (se debería notar en los juegos), vemos como la terminal adopta con alegría los temas solarizados e imágenes de fondo. Mejoras también en Engrampa a la hora de manejar archivos cifrados con formato 7z.
  • Linux Mint 19 Cinnamon. De las mejoras de Cinnamon 3.8 ya os hable en su momento, así como de los esfuerzos que se estaban haciendo para acelerar el escritorio y eliminar algunos cuellos de botella que perjudicaban el rendimiento. Eso significa más velocidad a la hora de lanzar aplicaciones y renderizar nuevas ventanas. También mejoras en la capacidad de búsqueda de Nemo (se ha simplificado y ahora es mucho más rápida), notificaciones más inteligentes y una gestión de sonido que ahora nos lleva a niveles máximos del 150% en su reproducción.
  • Linux Mint 19 Xfce. El siempre fiable y ligero Xfce (4.12) no se actualiza con frecuencia y entre versiones no es de esperar ninguna característica rompedora. Aún así, vemos que el lanzador de aplicaciones Whisker Menu alcanza su versión 2.1.7.

En la web de Linux Mint tenéis más información sobre cada una de las versiones que acompañan a esto lanzamiento, junto a los habituales enlaces de descarga.

Y como es tradición, a lo largo de los próximos días también se publicará en el blog del proyecto, el modo de actualizar desde ediciones anteriores a la nueva Linux Mint 19 “Tara”.