BREAKING NEWS

¿Apostará Google por Fuchsia OS en detrimento de Android?

Google lleva más de dos años desarrollando Fuchsia OS, el presunto sucesor de Android con el que pretende ganar independencia desde dos frentes: Linux y Java.

Android acapara el 85% de cuota de mercado, convirtiéndose en la gran referencia dentro del segmento de la movilidad.

Sin embargo, pese este contundente éxito, Google se está enfrentando a diversos problemas que han vuelto el ecosistema de Android difícil de gestionar por los siguientes motivos:

  • La excesiva fragmentación ha puesto en riesgo la seguridad de cientos de millones de usuarios que ya no reciben actualizaciones del sistema, ni siquiera de seguridad.
  • El conflicto que mantiene desde hace años con Oracle por Java. Dejar de utilizar dicha tecnología podría ser un alivio y una oportunidad para poner fin a unos procesos judiciales interminables, aunque el beneficio de esto no llegaría a corto plazo.
  • Obtener independencia de Linux mediante la creación de un kernel propio, Zicron, sobre el que tiene control total en su desarrollo.

En resumidas cuentas, las posibles razones de por qué Google está desarrollando Fuchsia se pueden resumir en una palabra, control, más control tanto sobre las actualizaciones como las tecnologías utilizadas. Pese a ello, el futuro sistema operativo también será Open Source, empleando licencias más permisivas que la GPL como BSD, MIT y Apache 2.

A pesar de que se conocen ciertos detalles, todavía no hay ninguna hoja de ruta clara, o al menos pública, en torno Fuchsia. Por otro lado, podría haber un debate dentro de Google sobre cómo gestionar la privacidad en el sistema, algo que estaría afectando al desarrollo de componentes esenciales.

La multa que recibió ayer Google, de 4.343 millones de euros, puede influir en la toma de dos decisiones. La primera, que Android dejaría de ser gratuito. La segunda, sería una motivación para impulsar definitivamente Fuchsia, aunque de conseguir este último las cuotas de mercado de su predecesor, sería muy poco probable que el trato por parte de las autoridades de la Unión Europea fuese diferente.

Fuente: MSPowerUser